10 tips útiles para mejorar tu forma de escribir

¿Te has preguntado cuánto escribes al día? ¿Cuánto tiempo le dedicas a esta actividad? Y, lo más importante, ¿te consideras un buen escritor?

Pues, ¡felicitaciones! Porque si trabajas para alguien o tienes tu propio negocio, es probable que pases alrededor de una cuarta parte de tu jornada laboral haciendo una cosa: Escribir.

Exacto, una gran parte de día se irá escribiendo correos electrónicos. A esto añádele los informes, las propuestas, las directrices de mejores prácticas, las entradas en los blogs, las actualizaciones de Facebook, los tweets, los textos, los textos para alguna campaña y mucho más.

Vivimos en una era donde la palabra escrita es el centro de todo.

Por esta razón, aquí te comparto 10 maneras en las que puedes ser un mejor escritor, de inmediato.

1. Define tus objetivos

Antes de sentarte a escribir (cualquier cosa), pregúntate a sí mismo: ¿Por qué estoy escribiendo? ¿Cuál es el resultado deseado que quieres alcanzar con esta pieza de escritura en particular?

¿Estás escribiendo para alertar a alguien? ¿Motivar a tu equipo para que vuelva al ring después de una derrota aplastante? ¿Animar a la gente a decir “sí” a su nueva hora de reunión?

La mejor escritura tiende a tener una intención clara y resonante. Elíjalo y comprométase.

2. Ve al grano

En el mundo de los negocios, la brevedad es oro.

Si estás luchando para llegar al punto central de tu artículo, tómate un momento para pensar en la persona (o personas) a la que estás escribiendo, y crea un mapa de ruta que responda a las siguientes preguntas:

  • La razón por la que estoy escribiendo es:
  • Lo que quiero que sepas es que:
  • Lo que quiero que hagas es:

Ten en claro estos tres puntos. Luego refiérase a ellos mientras escribe para mantenerse en el camino correcto.

3. Simplifícalo

Albert Einstein dijo una vez: “Si no puedes explicárselo a un niño de seis años, tú tampoco lo entiendes”.

Imagina que estás escribiendo para una audiencia de niños pequeños – impacientes, fácilmente distraídos, con cero tolerancia a la jerga. Esta es la mejor forma de simplificar el lenguaje de tu artículo.

La mejor forma de practicar esto es teniendo conversaciones reales con los niños. Para empezar, trata de explicarle a un niño pequeño lo que haces para ganarte la vida. Verás, muy rápidamente, que es muy difícil poner lo complejo en términos simples, pero ello es importante para todo escritor.

4. Escribe desde un lugar cómodo

¿Alguna vez has notado que cuando estás estresado y tratas de “forzarte” a escribir algo asombroso, casi nunca funciona?

Las investigaciones demuestran que entrar en un estado de felicidad y relajación te permite pensar mejor. De hecho, muchas personas saben que ducharse es la clave de la creatividad al mando. Cuando tu cuerpo está experimentando un torrente de dopamina, es cuando esos momentos tipo “¡Ooh! ¡Tengo el título perfecto para mi presentación!” tienden a suceder.

¿No puedes ducharte en el trabajo? No te preocupes. Hay muchas otras maneras de entrar en tu lugar feliz antes de que te sientes a escribir. Pon música energizante, enciende una vela perfumada, haga rebotar en una pelota de ejercicio, ¡lo que sea necesario para ayudarte a estar relajado!

5. Pon un límite de tiempo

Para la mayoría de la gente, cuanto más tiempo te preocupas por una pieza de escritura, peor se pone.

Cuando tienes una razón clara para escribir y te sientes feliz y relajado, tu primer borrador es usualmente el mejor. No hay necesidad de masticar sin parar.

¿Debes responder varios correos? Establece un límite de tiempo – digamos, dos minutos por correo electrónico – para evitar la parálisis del análisis.

(Puedes crear una “lista de reproducción inteligente” en iTunes compuesta enteramente de canciones de dos minutos, para que no te quedes atrás. Cuando la canción cambia – ¡enviar y seguir adelante!).

6. Pregúntate: “¿Qué escribiría mi héroe?”

Si estás luchando con un texto delicado en el que es esencial dar con el tono emocional adecuado, intenta escribir como piensas que lo haría alguno de tus héroes personales.

“¿Qué escribiría el Sr. Rogers en esta situación?” “¿Qué diría el Dalai Lama?” “¿Cómo manejaría Richard Branson esta cadena de correo electrónico?”

7. Escribe cierres fuertes, claros y directos

¿Perdido en un mar de interminables hilos de correo electrónico? ¿Preguntas que se basan en preguntas y que nunca conducen a una acción decisiva?

Trata de tomar una postura decisiva, en lugar de envolver su escritura con una pronunciación abierta.

Piense: “En mi opinión, el siguiente enfoque es la mejor opción. Si estás de acuerdo, vuelve a escribir para decir’sí’, y empezaré”.

No: “Entonces, ¿qué opinan ustedes? ¡Estoy abierto a las aportaciones de todos!”

8. Usa las 7 Palabras Mágicas

“Todo lo que necesito de ti ahora …”

Coloca estas palabras en la parte superior de su correspondencia, como en:

“Estoy tan emocionada de que vayas a dar un discurso de apertura en nuestra conferencia anual.

Todo lo que necesito de ti ahora mismo es el título de tu charla, una foto y tu biografía”.

Estas siete palabras mágicas le dan al lector una tarea clara, y lo ponen a gusto.

9. Dilo en voz alta

Siempre que sea posible, lee lo que escribes en voz alta.

¿Cómo suena? ¿Como si hubiera sido escrito por un ser humano o un cyborg? ¿Está tropezando con frases largas? ¿Captaste algún error tipográfico o palabras duplicadas? Si es así, ajústelo y léalo en voz alta de nuevo.

Si no es posible leer en voz alta -porque no quieres molestar a tus colegas, intente golpear ligeramente un dedo en su escritorio o muslo mientras lee en silencio cada palabra en su cabeza. (Es extraño, pero funciona casi tan bien como leer en voz alta.)

10. Sé positivo

No solo es suficiente usar las palabras adecuadas, sino que también es necesario que aquello que escribas se convierta en una fuente de positividad y aliento. Ponte como objetivo el alegrar el día de alguien.

Con todo lo que escribes -cada correo electrónico, cada texto, cada tweet- tienes la oportunidad de alegrar el día de alguien. (O no.)

A menudo, todo lo que se necesita son unas pocas palabras de amabilidad, un cumplido considerado, o el tipo de recordatorio perspicaz que deja a la gente pensando: “Sí. Necesitaba eso.”

Ya sea que tu escritura sea “perfecta” o no, tu intención brillará a través de ella.

[Total:0    Promedio:0/5]

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *