Comunicación Olfativa

Todo sobre Comunicación > Tipos de Comunicación > Clases > Comunicación Humana > Formas de Comunicación Humana > Comunicación No Lingüística > Comunicación Olfativa

Al estar en constante comunicación con otras personas, no es difícil reconocer que existen diferentes formas de intercambiar información con otras personas. Una de estas vías es la Comunicación Olfativa. ¿Quieres conocer más de ella? Pues en este artículo te mostraremos todo lo que necesitas saber sobre este importante concepto y cómo funciona exactamente.

Para empezar, debes saber que el sentido del olfato es el encargado de captar y procesar todo tipo de olores existentes. Día a día, uno realiza de forma permanente la recepción de señales olfativas, de forma similar a diferentes tipos de animales. En este punto, es necesario indicar que aunque algunas personas tienen el sentido del olfato más desarrollado que otras, los animales nos llevan la delantera si comparamos la sensibilidad de este sentido.

Si hablamos de la función del sistema olfatorio, en efecto, funciona recibiendo moléculas odoríferas, es decir, señales químicas que se convierten en señales eléctricas. Estos impulsos nerviosos son interpretados por el cerebro, generando estímulos que van ligados a nuestras emociones y reacciones. Todo ello nos permite aceptar un buen olor o rechazarlo en caso de ser un olor fétido o desagradable.

Comunicación Olfativa: Concepto

La Comunicación Olfativa es un tipo de comunicación en el cual la información es recibida a través del olfato. A partir de ello, podemos interpretar ciertos aromas como agradables o hediondos, y a partir de ello calificar al objeto o ente que emite este olor como de desconfianza, inquietud, serenidad, placer, entre otros. Por ejemplo, si entramos a un restaurante donde el olor es insoportable, es muy seguro de que las condiciones de limpieza no sean las más adecuadas, por lo que deberíamos optar por otro establecimiento de venta de comida.

También, estos olores se almacenan en nuestra memoria olfativa, a fin de que cuando apreciemos un olor, podamos asociar este aroma a alguna fragancia antes percibida. Ello nos permite contextualizar y predecir el origen o el efecto de estas nuevas sensaciones. De allí que este tipo de comunicación sea tan importante en nuestra vida diaria, puesto que podemos evitar riesgos, prevenir peligros, pero también deleitarnos con el aroma de la naturaleza.

Comunicación Olfativa: Ejemplos

Al saber que los olores transmiten diferentes tipos de mensajes, se vuelven necesarios de ser objetos de reflexión por parte de los investigadores en comunicación. En esta sección, mostraremos ejemplos que te ayudarán a comprender de mejor manera cómo tu cerebro procesa y reacciona a los mensajes olfativos:

  • El olor de comida vencida nos da una alerta para no ingerir estos alimentos.
  • El fuerte olor del gas nos avisa de una posible fuga.
  • Al apreciar el aroma de nuestra comida favorita, sabemos que disfrutaremos mucho de este plato.

Por cierto, aquí te compartimos un artículo súper bueno sobre perfumes y aromas.

¡Esperamos que este artículo te haya ayudado! ¿Tienes algún comentario? ¡Escríbenos!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.