Comunicación Asertiva y Liderazgo

Todo sobre Comunicación > Tipos de Comunicación > Estilos de Comunicación > Comunicación Asertiva > Comunicación Asertiva y Liderazgo

La Comunicación Asertiva es muy importante en el liderazgo, ya que es una de las habilidades clave para lograr el éxito en la dirección de un grupo de personas.

Los líderes que no son suficientemente asertivos, por lo general, no se defienden a sí mismos, ni a sus grupos u organizaciones. Por lo tanto, permiten que se aprovechen de ellos mismos (o de su grupo u organización).

Beneficios de aplicar la Comunicación Asertiva en el Liderazgo

Hay múltiples beneficios en ser asertivo. Por ejemplo, al defenderse uno a sí mismo y a su grupo, y al comunicar nuestras necesidades hacia los demás, de forma respetuosa y clara, usted ganará el respeto para sí mismo y para su grupo. Esto se debe a que la gente respeta a aquellos que honestamente pueden expresar sus sentimientos y necesidades de una manera no confrontacional.

Ser asertivo también puede ayudar a que tus relaciones se vuelvan más auténticas, ya que podrás compartir tus reacciones honestas con otros y animarlos a hacer lo mismo contigo. Además, expresar tus sentimientos sobre el comportamiento de otras personas les da un indicador preciso de dónde se encuentran y les permite modificar su comportamiento.

De hecho, aunque muchas personas temen ser asertivas porque se preocupan por el potencial de conflicto, no ser asertivas también puede dañar las relaciones porque uno termina sacrificando su integridad y negando sentimientos personales y honestos, lo que puede conducir al resentimiento y a relaciones dañadas.

Comunicación en una organización

¿Cómo ser un líder que comunique asertivamente?

Existen diversas formas de asumir un liderazgo que tome en cuenta lo asertivo. Algunos de estos puntos son los siguientes:

1. Mantener relaciones excelentes es la base de todo

Un líder asertivo que sea respetado, admirado y querido por los demás puede ejercer influencia y pedir a otros que asuman tareas difíciles. Un líder asertivo que no es tomado en serio y que incluso es menospreciado puede intentar con todas sus fuerzas ejercer influencia, más todo lo que obtendrá es resistencia.

2. Atreverse a cambiar no es negativo

A veces los líderes asertivos ven la necesidad de que otras personas cambien su comportamiento, pero ellos mismos son inmunes al cambio. Los líderes más efectivos y asertivos modelan los cambios que desean en otros.

3. Es indispensable estar comunicado y conectado con todos

La imagen visual de muchos líderes es de alguien sumamente crítico, perfeccionista y jerárquico. Sin embargo, los líderes asertivos más exitosos se preocupan por conectar con las personas en todos los niveles de la organización. Se hacen accesibles a todos. También dedican tiempo a comunicarse clara y personalmente sobre los cambios.

4. La retroalimentación honesta y constructiva es indispensable

La retroalimentación es una actividad muy volátil y de alto impacto que puede tener resultados altamente positivos o negativos. Cuando esta es entregada de manera incorrecta puede desalentar, desmotivar y enojar a un empleado. Sin embargo, la retroalimentación que se ofrece con sensibilidad puede alentar y guiar a las personas al éxito.

5. El buen juicio es necesario para tomar decisiones

Los líderes asertivos que son percibidos como que tienen buen juicio tienen una alta probabilidad de tener éxito, pero ¿qué puede hacer un líder para mejorar su juicio? Reunir todos los hechos, un análisis cuidadoso y examinar las tendencias ayudará en este proceso, pero una de las mejores prácticas es involucrar a otros en el proceso de toma de decisiones. Inevitablemente, si otros están involucrados y se sienten alentados a comentar, disentir o cuestionar las suposiciones, surgen mejores decisiones.

6. Busca oportunidades para la colaboración

Algunos líderes asertivos asumen que pueden hacer cosas por sí mismos sin la cooperación y el apoyo de otras personas o grupos. El motivo es a menudo el reconocimiento personal. Aunque podría parecer prometedora, esta filosofía está condenada al fracaso. Tomarse el tiempo necesario para que otros grupos u organizaciones se sumen a los cambios y mejoras aseguran el éxito de cualquier proyecto o cambio.