Funciones de la Comunicación Grupal

Incluso con los desafíos que todos hemos enfrentado como miembros de diversos grupos, seguimos buscando y deseando ser parte de ellos. En algunos casos, nos unimos a un grupo porque necesitamos un servicio o acceso a la información. También, podemos sentirnos atraídos por un grupo porque admiramos al grupo o a sus miembros.

Seamos o no conscientes de ello, nuestras identidades y autoconceptos se construyen sobre los grupos con los que nos identificamos. Entonces, ¿qué funciones cumplen los grupos en nuestra vida?

Los grupos satisfacen las necesidades instrumentales

Los grupos han servido durante mucho tiempo para satisfacer las necesidades instrumentales de las personas, ayudando con los elementos más básicos de supervivencia desde que los humanos antiguos evolucionaron por primera vez. Los grupos ayudaron a los seres humanos a sobrevivir proporcionando seguridad y protección a través de un mayor número de personas y el acceso a los recursos.

Hoy en día, los grupos rara vez son un asunto de vida o muerte, pero siguen desempeñando importantes funciones instrumentales. Los sindicatos, por ejemplo, aunan esfuerzos y recursos para lograr seguridad material en forma de aumentos salariales y beneficios de salud para sus miembros, lo que los protege al proporcionarles un medio de vida estable y confiable.

Los miembros individuales del grupo también deben trabajar para asegurar las necesidades instrumentales del grupo, creando una relación recíproca. Los miembros de los sindicatos pagan cuotas que ayudan a apoyar los esfuerzos del grupo.

Algunos grupos también satisfacen nuestras necesidades de información. Aunque no proporcionen recursos materiales, enriquecen nuestros conocimientos o proporcionan información que podemos utilizar para satisfacer nuestras propias necesidades instrumentales.

Muchos grupos también proporcionan referencias a recursos u ofrecen asesoramiento. Por ejemplo, se han formado varios grupos de protección al consumidor y de defensa para ofrecer referencias a personas que han sido víctimas de prácticas comerciales fraudulentas. Ya sea que un grupo se forme para proporcionar servicios a los miembros que de otra manera no podrían obtener, abogar por cambios que afectarán las vidas de los miembros, o proporcionar información, muchos grupos satisfacen algún tipo de necesidad instrumental.

Los grupos satisfacen las necesidades interpersonales

Ser miembro de un grupo satisface necesidades interpersonales al darnos acceso a la inclusión, el control y el apoyo.

En términos de inclusión, las personas tienen un impulso fundamental para formar parte de un grupo y para crear y mantener vínculos sociales. Como hemos aprendido, los humanos siempre han vivido y trabajado en pequeños grupos. Los grupos familiares y de amistad, los grupos de interés compartido y los grupos de actividades nos proporcionan un sentido de pertenencia y de estar incluidos en un grupo.

Las personas también se unen a los grupos porque quieren tener algún control sobre un proceso de toma de decisiones o para influir en el resultado de un grupo. Ser parte de un grupo permite que las personas compartan opiniones e influyan en los demás. Por el contrario, algunas personas se unen a un grupo para ser controladas, porque no quieren ser las únicas que toman decisiones o lideren, y en su lugar quieren que se les dé un rol a seguir.

Así como entramos en relaciones interpersonales porque nos gusta alguien, ingresamos a un grupo cuando nos sentimos atraídos por él y/o sus miembros. Los grupos también proporcionan apoyo a los demás de manera que complementan el apoyo que recibimos de otras personas importantes en las relaciones interpersonales. Algunos grupos, como los grupos de terapia para sobrevivientes de asalto sexual o grupos de apoyo para personas con cáncer, existen principalmente para proporcionar apoyo emocional. Aunque estos grupos también pueden satisfacer necesidades instrumentales a través de conexiones y referencias a recursos, satisfacen la necesidad interpersonal de pertenencia que es una necesidad humana central.

Los grupos satisfacen las necesidades de identidad

Nuestras afiliaciones son bloques de construcción de nuestras identidades, porque la pertenencia a un grupo nos permite utilizar grupos de referencia para la comparación social, en pocas palabras, identificándonos con algunos grupos y características y separándonos de otros.

Algunas personas se unen a grupos para afiliarse con personas que comparten características similares o deseables en términos de creencias, actitudes, valores o identidades culturales.

Por ejemplo, las personas pueden unirse a la Organización Nacional para la Mujer porque quieren afiliarse con otras personas que apoyan los derechos de la mujer o con un capítulo local de la Asociación Nacional para el Avance de las Personas de Color (NAACP) porque quieren afiliarse con afroamericanos, personas preocupadas por los derechos civiles, o una combinación de ambos.

Los miembros de los grupos varían en términos de cuánto afectan nuestra identidad, ya que algunos son más prominentes que otros en varios momentos de nuestras vidas. Mientras que los grupos religiosos en su conjunto son demasiado grandes para ser considerados grupos pequeños, el trabajo que la gente hace como parte de una comunidad religiosa -como líder laico, diácono, miembro de un grupo de oración o de un comité- puede tener lazos profundos con la identidad de una persona.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *