Comunicación Agresiva

Hablar en voz alta y exigente… ¿habrá peor manera de comunicar un mensaje?

Difícilmente.

Sin embargo, quienes suelen tener un estilo de comunicación agresiva suelen hacerlo.

¿Quieres saber más sobre qué es la comunicación agresiva, en qué consiste y cómo se suele expresar? Veamos el siguiente artículo.

Concepto de Comunicación Agresiva

La comunicación agresiva se define como el estilo de comunicación que no toma en cuenta el bienestar de los demás para expresar necesidades y deseos.

Como verás, se trata de un estilo de comunicación altamente dañino.

Una comunicación agresiva es perjudicial para la formación de relaciones interpersonales. Al mismo tiempo, esto puede disminuir tu autoestima al ser excluido de grupos sociales.

También, este estilo de comunicación se caracteriza porque el sujeto siempre está a la defensiva. Sin embargo, esta actitud se torna inapropiada y puede vulnerar los derechos de otras personas. 

Cuando te comunicas de esta manera, no buscas una solución, sino que dejas que tus emociones saquen lo peor de ti.

Características de la Comunicación Agresiva

Las personas que mantienen un estilo de comunicación agresiva se caracterizan por lo siguiente:

  • tratar de dominar a los demás
  • usar la humillación para controlar a los demás
  • criticar, culpar o atacar a otros
  • ser muy impulsivo
  • tienen una baja tolerancia a la frustración
  • hablar en voz alta, exigente y autoritaria
  • actuar amenazante y rudamente
  • no escucha bien
  • interrumpir frecuentemente
  • usar declaraciones de “usted
  • tienen un contacto visual penetrante y una postura autoritaria

Comunicación Agresiva en el trabajo

Cuando te comunicas agresivamente con un colega, su reacción (y la reacción de otros que presencian el intercambio) suele ser negativa (resentimiento, enojo, dolor, etc.).

Estas situaciones en el trabajo tienden a ser complicadas, dado que uno puede preguntar a los demás si están de acuerdo con su estilo de comunicación, pero la sinceridad de los demás es poco probable.

Muchas veces, las personas solemos evitar la confrontación, particularmente si nuestra posición de poder es menor. Por ejemplo, si nuestro jefe utiliza un estilo de comunicación agresiva, es más difícil que lo confrontemos.

El líder de estilo agresivo en el lugar de trabajo casi siempre obtendrá la conformidad de sus subordinados.

Esto a menudo puede obtener resultados beneficiosos, sin embargo, se logra a expensas de la lealtad a largo plazo, el entusiasmo y la motivación para trabajar más duro.

En situaciones extremas, un estilo de liderazgo altamente agresivo puede resultar en resentimiento, alienación, insatisfacción, altas tasas de rotación, sabotaje y, en algunos casos, litigios (por ejemplo, un ambiente de trabajo hostil).

Consecuencias de la Comunicación Agresiva

Un estilo agresivo de comunicación genera los siguientes problemas:

  • Causan emociones negativas de los demás hacia uno.
  • Generar miedo y odio en los demás.
  • Siempre culpan a los demás en lugar de ser dueños de sus problemas y, por lo tanto, son incapaces de madurar.
  • Genera un mal clima laboral e imposibilita la buena retroalimentación de los empleados.

Ejemplos de la Comunicación Agresiva

Algunos ejemplos verbales de la comunicación agresiva incluyen sarcasmo, un tono áspero de voz y declaraciones condescendientes como:

  • “¿Cómo puedes pensar que es una buena idea?” o
  • “No seas estúpido.”

Las señales no verbales de comunicación agresiva incluyen:

  • Entrometerse en el espacio personal de alguien.
  • Gestos agresivos como señalar o apretar los puños.
  • Burlarse y sonreír con desprecio.

Entre otras frases, pueden mencionar algunas de las siguientes:

  • “Yo soy superior y correcto, y tú eres inferior y equivocado.”
  • “Soy fuerte, mandona y prepotente.”
  • “Puedo dominarte e intimidarte.”
  • “Puedo violar sus derechos.”
  • “Me saldré con la mía pase lo que pase”.
  • “No vales nada.”
  • “Todo es culpa tuya.”
  • “Reacciono instantáneamente.”
  • “Tengo derecho.”
  • “Me lo debes”.
  • “Me perteneces”.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *