Comunicación Asertiva

Con el crecimiento de las organizaciones y el auge de la globalización, es evidente que existe una mayor necesidad de reflexionar sobre cómo se están llevando a cabo los procesos comunicacionales dentro de los diferentes espacios e instituciones que conforman nuestra sociedad. Y si nos enfocamos en el extenso campo de la Comunicación Interna, encontraremos que una forma de comunicación, en particular, es esencial para la construcción de buenas relaciones tanto a nivel de familias, como de escuelas y organizaciones grandes: nos referimos a la Comunicación Asertiva.

Desde Todo sobre Comunicación te presentamos este artículo en el cual presentaremos el concepto de Comunicación Asertiva, así como su definición según destacados autores y referente.

Grupo de personas trabajando en equipo con comunicación asertiva

1. Definición: ¿Qué es la Comunicación Asertiva?

2. Según autores

3. Características de la Comunicación Asertiva

4. Importancia de la Comunicación Asertiva

4. Relación con otros conceptos

Comunicación Asertiva y Liderazgo

Comunicación Asertiva y Comunicación Empática

Comunicación Asertiva y Trabajo en Equipo

Comunicación Asertiva y Resolución de Conflictos

5. Espacios para la Comunicación Asertiva

La Comunicación Asertiva en la escuela y en el aula

La Comunicación Asertiva en el trabajo y en el ámbito laboral

La Comunicación Asertiva con la pareja

6. ¿Cómo aplicar la Comunicación Asertiva en la vida diaria?

7. Dibujos Animados sobre Comunicación Asertiva

8. Conclusiones

A modo de conclusión final, es importante mencionar que la Comunicación Asertiva es un aspecto que, por lo general, es pasado por alto en la mayoría de las organizaciones, sea por cuestiones de tiempo o porque simplemente estamos acostumbrados a determinados estilos de interrelación en el trabajo o en la familia. Ante ello, te presentamos algunas reflexiones:

  • Especifica que “tú” eres el emisor del mensaje. Por ejemplo, en lugar de decir “Eres muy molesto”, puedes decir: “Cuando entregas tus trabajos a último minuto, me haces sentir algo molesto”. De esta forma evitas el daño que podría causar ciertos mensajes al situarlo en contextos específicos.
  • Describe, no juzgues. Nuestro ego puede distanciarnos de las personas, a la vez que son nocivos para una adecuada comunicación. En lugar de juzgar a alguien, como decir: “Él es poco preparado para el puesto”, puedes afirmar: “Él se demora mucho en ciertas tareas que debería manejar sin problema”.
  • Ser específico y no generalizar. Es común tener el error de que hay situaciones que suceden “siempre” o “nunca”. Al especificar los hechos, podemos encontrar que las cosas no son tan graves como creíamos. Por ejemplo, en lugar de decir: “Ella siempre llega tarde”, puedes decir: “Ella suele venir con algunos minutos de retraso al trabajo, entre una y dos veces a la semana”.
  • Practica tu asertividad pidiendo ayuda. Muchas veces dudamos en pedir ayuda por la posibilidad de que nos rechacen o nos “miren mal”. Sin embargo, esta es una de las mejores formas para saber cómo ser asertivo con los demás. Pregúntale si anteriormente la persona a la que vas a pedir algún tipo de soporte te ha dicho que te lo daría sin problema. Luego, enfoca muy bien tu pregunta, no puede ser muy genérica. No le des muchas vueltas al asunto, intenta ser directo, pero a la vez respetuoso y amable. Hazte la pregunta a tu mismo y reflexiona sobre qué es lo que posiblemente te incomoda de esa pregunta y cómo la responderías.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *