La Comunicación Educativa

Todos hemos participado en algún proceso de comunicación educativa en algún momento de nuestras vidas.

Sí, y ahora te preguntarás: ¿cómo?

Pues, a lo largo de nuestra vida hemos adquirido, a través de la comunicación, conocimientos importantes y, sobre todo, necesarios.

Desde aprender a dar nuestros primeros pasos hasta entender conceptos de sociología para algún curso de marketing, la comunicación educativa siempre ha estado presente.

Por eso no te pierdas este artículo sobre la comunicación educativa. ¿Sabes cómo puedes aprovechar sus beneficios? ¿Cuáles son sus principales elementos y cuáles son sus principales funciones?

¿Qué es la Comunicación Educativa?

La comunicación educativa se define como un proceso de comunicación en el cual los participantes intercambian y comparten activamente información, conocimientos y experiencias para generar un aprendizaje.

Además, la definición que da Daniel Prieto Castillo, comunicador y educador argentino, puede ayudarnos a entender mejor este concepto.

Según Prieto, la comunicación educativa sirve para que el ser humano aprenda del otro y con el otro. Es decir, que el aprendizaje surge de la interacción con los demás.

Elementos de la Comunicación Educativa

Los elementos en el proceso de comunicación educativa son el docente, el discente, los contenidos educativos, el canal, los procesos de codificación, decodificación, la realimentación y el ruido.

El docente es el emisor inicial del mensaje y es quien realiza el proceso mental de codificación del contenido educativo. Crea un mensaje y lo transmite, a través de un canal hacia el discente, inicialmente receptor del mensaje.

El discente recibe el mensaje (afectado o no por el ruido) y realiza el proceso mental de decodificación e interpretación.

Este mensaje recibido genera un mensaje de respuesta que es denominado retroalimentación.

La retroalimentación hace que los roles de emisores y receptores se intercambien. Así, el proceso de comunicación educativa empieza de nuevo, siendo el docente quien ahora recibe el mensaje del discente.

De esta manera, la comunicación educativa genera un proceso activo de intercambios de ideas, opiniones, experiencias y conocimientos, entre otros.

Funciones de la Comunicación Educativa

El principal objetivo de la comunicación educativa es ofrecer recursos y oportunidades para el aprendizaje.

En otras palabras, sirve para promover y acompañar el aprendizaje en los individuos, ya sea de forma presencial o a distancia, con la ayuda de las TICs.

La comunicación educativa utiliza distintas estrategias, herramientas y materiales, tanto impresos como audiovisuales, para que el aprendizaje sea significativo.

Por ejemplo, no es lo mismo aprender a multiplicar como lo hacíamos antes: viendo las tablas de multiplicar y memorizándolas. En la actualidad, este aprendizaje se da mediante videos en YouTube.

Importancia de la Comunicación Educativa

La comunicación educativa es importante porque contribuye al desarrollo de nuestra sociedad humana.

A lo largo de la historia hemos visto cómo la educación en la sociedad ha ido transformándose para generar mejores resultados en el aprendizaje.

En este sentido, la comunicación educativa busca cambiar el proceso unidireccional y formal de la educación y generar conocimientos desde el intercambio colectivo de saberes.

Por ejemplo, como podemos observar en el famoso video de la banda Pink Floyd “Another brick in the wall”, la educación tradicional que brindaban en las escuelas era memorística y severa con los estudiantes. En contraste, la comunicación educativa busca crear un ambiente donde todos aprendan y elijan aprender, no imponiendo información difícil de entender.

Asimismo, este tipo de comunicación es utilizada en diversas áreas de la sociedad como la comunicación para el desarrollo.

Además la comunicación educativa se utiliza actualmente en los colegios, institutos e universidades, entre otras instituciones educativas, debido a su efectividad.

Características de la Comunicación Educativa

Una de las características más importantes del proceso de comunicación educativa es que se da en un contexto de comunidad.

La comunidad debe es entendida como un grupo de individuos que interactúan y comparten entre ellos. Por ejemplo, las familias, las organizaciones, las instituciones educativas, etc.

Además, el proceso de comunicación educativa se caracteriza por ser:

  • Motivador: El docente debe transmitir estímulos que permitan captar y mantener la atención del discente. Debe crear en él la disponibilidad para aprender.
  • Persuasiva: Debe cumplir con su finalidad tanto en los objetivos como en las metas de aprendizaje, pero involucrando al discente en el este proceso.
  • Estructurante: La comunicación debe ser capaz de orientar, facilitar y promover la construcción del conocimiento del discente. Es decir, el discente va a formar sus propios conceptos en base a los conocimientos brindados y a su experiencia personal.
  • Adaptativa: La comunicación educativa implica que el docente adecúe su interacción con el discente de acuerdo al medio en el cual se desenvuelven.
  • Generalizadora: Debe tener capacidad para permitir la aplicación del conocimiento adquirido a circunstancias novedosas.
  • Facilitadora: Debe ayudar a transformar conocimientos complejos en simples y completamente entendibles.

También, la comunicación educativa debe tener estas características para que sea efectiva:

  • El docente y discente deben de tener la disposición de compartir y aprender conocimientos para lograr un clima de mutuo entendimiento.
  • El proceso debe ser bidireccional, es decir, el flujo de los mensajes debe circular en ambos sentidos (emisor y receptor).
  • El proceso debe ser interactivo, lo cual significa que debe existir libertad para poder modificar los mensajes según convenga para el aprendizaje.
  • La comunicación educativa debe ser ética, todos los participantes del proceso deben actuar con sinceridad y empatía para lograr el aprendizaje.

Tipos de Comunicación Educativa

Existen diversos modelos de comunicación educativa propuestos por investigadores y expertos en esta área.

Según el estilo del docente, la comunicación educativa se clasifica en tres tipos:

  • Democrático: El docente toma en cuenta las particularidades individuales y la experiencia personal del alumno, así como sus necesidades y actividades. Además, se trabaja con el grupo como un todo, sin abandonar el enfoque individual de cada discente. Por otro lado, no existen los estereotipos y se trabaja en un ambiente de respeto mutuo y libre de violencia. Es decir, se propicia la participación de todo y el respeto e inclusión de todas las ideas.
  • Autoritario: Se caracteriza por estandarizar al discente, sin tener en cuenta sus particularidades. No genera conocimientos a partir del grupo. Usa estereotipos para juzgar a los discentes. El docente es subjetivo y selectivo en la interacción con los estudiantes. Además, el docente expresa con intensidad sus reacciones emocionales, muchas veces propiciando ambientes violentos.
  • Liberal: El docente no atiende a las particularidades individuales de los estudiantes, deja al grupo “hacer” de acuerdo con sus criterios y decisiones. No emite juicios sobre el trabajo de los alumnos, a menos que se le soliciten. Tampoco orienta en las tareas, ni estimula al grupo por los resultados alcanzados. Se muestra indiferente en cuanto a sus reacciones emocionales.

Las investigaciones realizadas según las consecuencias de cada estilo han demostrado que el estilo democrático es el más apropiado para ejercer una comunicación educativa eficaz.

La Comunicación Educativa en el aula

Estudiar no es un acto de consumir ideas, sino de crearlas y recrearlas, decía Paulo Freire, educador brasileño. Y es que la comunicación educativa se basa en este principio de formar el conocimiento propio.

Un ejemplo extraordinario de la comunicación educativa en el aula lo podemos ver en la popular serie de Netflix, Merlí.

En ella se observa que el maestro y protagonista Merlí generaba un ambiente de diálogo e interacción con sus alumnos de filosofía, motivándolos a participar activamente con sus ideas, sus anécdotas y a desarrollar por sí mismos sus propias conclusiones.

Cómo dijo Humberto Maturana, biólogo y filósofo chileno involucrado en el mundo de la educación: ¿Qué sentido tiene aprender si no es para apoyarnos unos a otros, para sostenernos en el océano de la existencia?

Cuéntanos qué opinas sobre este artículo y si estás dispuesto a aprovechar la comunicación educativa para aprender y ayudar a aprender.

Referencias

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *